Grande e impredecible. Esta es la imagen que tiene la gente de Ciudad de México, pero más allá de los tópicos, la ciudad desprende entusiasmo y optimismo. No hay ningún otro lugar igual en el mundo. Pedimos a la nueva generación de artistas, jóvenes y espíritus libres que nos enseñaran el corazón de su barrio. El resultado: I Love Mexico City..

Siete días sin guión, sin planes. Sumergidos en almacenes abandonados, subidos en el asiento trasero de la moto y saltando por los tejados. Sus historias, sus calles. Siente la energía que desprende la juventud de Ciudad de México.

La gente, la ciudad, el espíritu. No hay ningún lugar igual en el mundo.